Videos de juegos de las 2010

Análisis de Star Wars Lethal Alliance

star-wars

La Saga de Ciencia Ficción con más títulos regresa a la PSP.

La factoría Lucas Film, de la mano de Ubisoft como siempre, se mete de lleno en la Playstation Portable con esta entrega exclusiva para los usuarios de portátiles. Star Wars Lethal Alliance llega a nuestro mercado con una historia que transcurre después del tercer episodio. Es decir, en pleno dominio del Imperio.

Aparte de este pequeño inciso en lo que es el universo Star Wars, poco más se nos dejará ver de la lucha de una pequeña facción rebelde por reconquistar la galaxia del malvado tirano. Inmersos en la piel de Rianna Saren, una Twi’lek (esa raza con tentáculos por pelos que todos recordamos del hombre de confianza de Java the Hub y la esclava que termina en las fauces del feroz monstruo que derrotará Luke en el episodio IV) de Corrouscant con un pasado de esclavitud y crimen del que no conocemos apenas nada. Nos veremos inmersos en una lucha contra Sol Negro para ayudar a la recién formada Alianza Rebelde.

Con la ayuda de un droide de seguridad, Zeeo, nos adentramos en el entramado del imperio y esta organización terrorífica, con el objetivo no sólo de la venganza si no también de conseguir ciertos planos secretos para el arma más poderosa de la Galaxia. Supongo que nuestros lectores, a estas alturas, sabrán a qué arma nos referimos.

Pero como comentábamos apenas se toca más la historia que en estas cuatro pinceladas, de hecho, durante el juego entero apenas tendremos más información que la que hemos expuesto aquí.

Con la ayuda de Zeeo.

En un argumento sin argumento, los escasos videos intermedios no sirven ni tan siquiera para obtener un respiro de tanto mata-mata continuo, combinado con varios golpes con nuestro droide de seguridad que, sin duda, son lo más entretenido, aunque no muy novedoso del juego. En este sistema de combate, similar a juegos de plataformas como Ratchett And Clank o Jak And Daxter, por citar los dos más famosos, dispondremos de nuestro robot que permitirá realizar múltiples combinaciones que van desde abrir una sencilla puerta, atacar a los enemigos, saltos combinados hasta varios combos mucho más mortíferos que iremos aprendiendo según trascurre el título. Aparte de pequeños incisos en que manejaremos directamente a Zeeo para navegar por los circuitos ¿de ventilación? Del complejo.

Por otro lado, el hecho de que se trate de un juego pensado y desarrollado para consolas portátiles (de momento ha visto la luz en PSP y DS) nos aporta una jugabilidad digna de envidia, al menos por otros títulos con mucho más nombre, mejores gráficos y una historia bastante mejor. En este caso, a pesar de fallar estrepitosamente en varios apartados, de los cuales, la propia trama no es el menor, ni mucho menos, en el aspecto de los movimientos, los combos e, incluso, la cámara, el juego resulta sobresaliente.

Tiene una juababilidad total, con una curva de aprendizaje inexistente y si hay que buscarle algún pero, el único sería que, en ciertos combates con múltiples enemigos, resulta bastante complicado, gracias al autoapuntado, seleccionar a quien queremos disparar, aunque la visión libre, para los jugadores un poco más avanzados, ofrece una solución más rápida a este pequeño problema, que se hace necesaria en ciertas zonas donde debemos eliminar a enemigos al tiempo que le ordenamos a Zeeo que nos vaya abriendo algunas puertas.

A la jugabilidad también ayuda el hecho de tener unos niveles cortos, que evitan la necesidad de tener que volver a empezar desde muy atrás cuando no se superan a la primera.

¿Dónde quedaron los efectos especiales de Lucas Art?

Muy por debajo de la media actual de calidad gráfica, este juego apenas sería considerado decente en la PSX en su aspecto gráfico. Los personajes polimétricos son excesivamente pequeños, los escenarios repetitivos tanto que llegan a confundir al jugador, perdiéndose la perspectiva de avance. Además, a pesar de su buen tamaño, carecen de elementos activos, con muchos polígonos y prácticamente sin ninguna creación.

Si a eso le añadimos unas escenas intermedias que son más de lo mismo y que, además, tienden a desfasar el audio con el video, nos quedamos con la boca abierta, pero por los motivos equivocados. Esta vez Ubisoft se ha estrellado pero bien con su tecnología. Echamos de menos esos efectos especiales adelantados a su tiempo que hicieron de La Guerra de las Galaxias lo que es hoy en día.

a seguire…

2 comentarios

Deja un comentario